Posicionamiento en buscadores

Todos queremos que el ingeniero nos tenga nuestro sitio web para antes del fin de semana, que aparezca  en los primeros lugares de Google y que comiencen las ventas, para ir pensando en hacer un nuevo pedido. Internet es mágica; ¡pero no funciona así!

Por ejemplo: todos los dueños de sitios web del mundo saben que las palabras clave son términos que ayudan con la indexación, un procedimiento que sirve a Google para ordenar datos que le permiten analizar las consultas que hacen las personas y ubicarlas parar mostrarles páginas relacionadas con lo que andan buscando.  A este proceso se le llama posicionamiento orgánico en buscadores o SEO (Search Engine Optimization).

No son pocos los que imaginan que al escribir cuarenta mil veces la palabra “zapatos”, el cibernauta que anda buscando “zapatos” va a llegar a su sitio web más fácilmente que el que escribió esa palabra cinco veces.  De hecho al principio funcionaba así, pero hoy día, nada más lejos de la realidad.

Un punto en contra

Escribir una palabra clave muchas veces es como atosigar un molino con una carga que es incapaz de procesar o como tratar de despegar en una pequeña avioneta con un sobrepeso de tres toneladas. Las consecuencias pueden salir muy caras; el molino se traba, la avioneta se estrella antes de despegar y el sitio web es castigado por Google… ¿y no queremos eso, cierto?.

Entre las virtudes que se deben atribuir a Google, está la necesidad de reconocerle que juega con reglas muy claras, para que todos los usuarios participen limpiamente.  Aprecia a la gente cuidadosa y castiga a los que tratan de pasarse de vivos.

El incumplimiento de las reglas puede ser  la causa por la que su sitio web no aparece en Google y el exceso de palabras clave es solo uno de los elementos valorados en los procedimientos de posicionamiento en buscadores.

Además del uso de las palabras clave, hay otros factores por los que un sitio web puede encontrarse en la lista negra. Veamos algunos de ellos:

El intercambio de enlaces

El link building, o la construcción de enlaces, es uno de los factores de posicionamiento más importantes. Consiste en incluir en el sitio web enlaces desde otros sitios web, para aumentar el tráfico de visitantes.

Pero esta herramienta hay que realizarla muy cuidadosamente; es preciso enlazar con otras empresas de mucho tráfico y comprobada reputación, porque si el visitante ingresa a una de ellas, mediante un enlace en que espera ver un producto y le presentan otro, se va a devolver, con lo que genera un efecto conocido como “rebote”, lo que no permitirá que el sitio genere la métrica más importante de todas: conversión (o sea, que llene un formulario, llame o haga una compra).

Hay que crear o intercambiar links de manera natural, orgánica. Comprar links es la peor idea, porque Google lo detecta y porque los links comprados en una granja (link farm) son penalizados.

Las granjas de enlaces

La posibilidad de comprar links, con el fin de mejorar el posicionamiento de los sitios web, es una práctica frecuente, pero puede resultar desastrosa para los propósitos de un empresario que quiere ver su sitio web en un lugar de privilegio.  Ya sabemos que los link building comprados son penalizados.

No hay que desesperarse; hay que seguir los procedimientos y darle tiempo al tiempo. Formar parte de una granja de enlaces (una red de enlaces que se intercambian entre diversas páginas, de manera recíproca) para aparentar que se tiene un sitio muy visitado, es artificial y no contribuye en nada en la búsqueda de visibilidad en los buscadores.

¡Lo ideal es generar contenido de tan buena calidad que la gente quiera compartirlos sin siquiera tener que pedírselos!

El plagio es penalizado

Nada tan fácil (y poco edificante) como entrar a internet, seleccionar el artículo mejor redactado, la foto más hermosa o el video más convincente y apropiarse de ellos para publicarlos en nuestro sitio web como si fueran propios.

Además de ser ilegal, por contravenir las leyes de protección de derechos de autor y de ser indecoroso, por haber robado una obra que alguien realizó con mucho mérito e inversión en tiempo, dinero y talento, el plagio no sirve de nada.

En el sentido inverso, si alguien copia y publica como propio un texto o una imagen ajena que ya está indexada, Google lo detecta en un tris y relega su sitio web a la cola, incluso si el texto es traducido de otro idioma.

El contenido ha de ser original. Si se trata de texto, ha de ser bien redactado, sin incoherencias, faltas de ortografía ni truculencias (abuso de palabras clave, por ejemplo).  Una causa posible de invisibilidad de un sitio en internet, puede originarse en la desobediencia a este procedimiento.

Un sitio web no amigable con dispositivos móviles (que no es responsive)

Google cambia los algoritmos con frecuencia y es importante ir actualizando el sitio web, para que no quede al margen de las estrategias de posicionamiento. Google avisa cuando cambia los algoritmos y es mejor irse adaptando.

Por ejemplo, el diseño y puesta en funcionamiento de un sitio web debe adaptarse a dispositivos móviles. Un diseño defectuoso que no se ajusta a las dimensiones de la pantalla de un teléfono inteligente puede causar el rechazo del usuario, y el rebote significa un retroceso en la búsqueda de posicionamiento.

Generar contenido de calidad… ¡y frecuentemente!

Este punto lo dejamos de último… ¡pero es la base de todo!  Sin generar contenido, Google no tiene nuevos contenidos que indexar, por tanto no hay nuevas palabras claves en las cuales ubicarnos y no mejoraremos nuestra situación en buscadores.

El contenido debe ser relevante, ir de la mano con las necesidades de mis clientes, de modo que responda a frases que ellos usen en los buscadores y que puedan, de esta forma, descubrirnos aún si nunca han escuchado antes de nosotros y así es como el sitio empieza a pasar de ser un simple brochure online para ser una verdadera herramienta de generación de oportunidades de negocio.

Google toma en cuenta la frecuencia de actualización de contenido que, además, va dando otra métrica que se llama «densidad de contenido»… cuanto más veces salgan mis palabras clave en distintas partes del sitio web, idealmente con un link a una landing page específica, más oportunidades de ubicarme mejor a través de posicionamiento orgánico en buscadores.

Los resultados llegarán, pero hay que comprometerse

Es de entender que el profesional o el empresario que invierte una importante suma de dinero en la creación de un sitio web quiera ser visible en internet, atraer una oleada de clientes y aumentar las ventas, pero, para lograrlo, hay que seguir un procedimiento riguroso.

Además de los elementos ya citados, que pueden explicar la lenta escalada de un sitio hacia los primeros lugares de los buscadores de internet, hay que tomar en cuenta otros factores, como el tiempo de carga del sitio (debido a que los contenidos son muy pesados, por ejemplo) o ser omiso en palabras claves y sus sinónimos; introducir textos irrelevantes y no estructurar el contenido.

El procedimiento para que un sitio web sea reconocido por Google puede más lento de lo que uno quisiera; pero un trabajo de diseño realizado por profesionales, un adecuado mantenimiento y un poco de paciencia traen recompensas.

En ZEWS, desde luego, tenemos años de experiencia y sin duda podríamos ayudarle desde la adecuada definición de palabras clave hasta la generación de contenido mensual para darle mantenimiento a su sitio web creando notas de contenido, videos, presentaciones Power Point, creación de e-books, diseños o artes gráficos, infografías… ¡lo que necesite!  Envíenos un correo y conversemos sobre su requerimiento.