Redes sociales Sitios web

De alguna manera, Facebook y los sitios web podrían concebirse como las versiones jóvenes de los tradicionales medios de comunicación electrónicos y de papel: escuchabas el sorteo de la lotería o la narración del partido, pero al día siguiente ibas y comprabas el periódico para comprobar que tu número fue el premiado o que tu equipo fue el que ganador.

Facebook tiene la particularidad  de que es una poderosa herramienta para publicitar su empresa, dado el impacto inmediato que ejerce sobre las masas (en caso de que la página tenga muchos seguidores)  a la manera en que funciona la radio. Hasta aquí, parte el objetivo está cumplido; mucha gente quedó encantada de conocer el producto.

Pero, ¿qué ocurrirá, al día siguiente, cuando el cliente potencial trate de conseguir detalles sobre el producto y busque información sobre  los “automóviles importados”, “alimentos saludables” o  “excursiones a Tierra Santa” que vio en las redes sociales? Facebook no da la respuesta, pero  Google lo ubicará en su página –de la forma en que ocurre con una biblioteca- antes de que termine de escribir la frase.

Cada una de estas plataformas tiene ventajas y desventajas y si lo que se quiere es encontrar nuevos clientes, consolidar los que se tiene, proyectar la empresa y aumentar las ventas, lo que corresponde complementar las particularidades favorables de Facebook con las de un sitio web.

Un sitio web bonito, elegante, fácil de manejar y adecuadamente abastecido de información, respaldado por una página de Facebook es lo ideal, pero hay que tener presentes las ventajas y las desventajas de cada cual. Enseguida, algunas particularidades que se deben considerar:

Característica Sitio Web Facebook
La respuesta inmediata.

Google le da una respuesta inmediata a su solicitud, en el lugar del mundo donde usted se encuentre.

En el mejor de los casos, le suministra el nombre de la empresa que está buscando; no acerca de su contenido.
El control sobre la página. El dueño tiene control total sobre los contenidos. Una página puede desaparecer o sufrir modificaciones sin previo aviso, a criterio de los dueños de la red.
Cambios oportunos.  El control sobre los contenidos le permite al dueño hacer cambios de último momento, sin grandes repercusiones y hasta contrarrestar un error. Un pequeño error que se deslice en un texto o en un anuncio publicitario puede ser devastador, si lo alcanza un efecto viral.
La búsqueda en internet. Basta con que el interesado marque la url, encontrar e ingresar a la página. No todas las personas que buscan un producto en internet tienen cuenta Facebook. Su empresa quedaría excluida de la búsqueda.
Al gusto del dueño. Escoge los diseños; selecciona la tipografía, redacta o recomienda y da el visto bueno a los textos, selecciona las fotografías. Facebook ofrece el mismo formato para todos. Bonita o fea, versátil o no, su página no se distingue de las otras.
El dominio sobre el contenido.

Se puede interactuar con los visitantes, pero también es posible controlar el ingreso de basura, contenidos perjudiciales y comentarios ofensivos.

Lo que se publica en Facebook es de dominio público; sería entre difícil e imposible evitar que otros utilicen su información. Entra y sale todo el que quiere y un comentario adverso puede desencadenar una crisis.
Vender publicidad. El dueño puede vender espacios publicitarios en su página, mediante baners, y así tener ingresos económicos adicionales. No hay posibilidades de incluir anuncios publicitarios sin embargo si permite crear anuncios o campañas pagas en esta red social, no se debería pero casi todas las empresas o realizan.
Estadísticas estratégicas.

Las estadísticas acerca de las visitas, las sesiones y demás resultados de un sitio solo son accesibles para el administrador. Nadie más puede verlas.

Son estadísticas que proporcionan una información limitada, pero que pueden resultar muy importantes para la competencia. Salta a la vista de los competidores si su página tiene medio millón de competidores o sólo cuatrocientos.

Un sitio web y una página en Facebook son herramientas complementarias e indispensables, en el mundo empresarial de hoy. Hemos mencionado algunas de sus ventajas y desventajas, pero cada sistema tiene una larga lista de particularidades que deben ser consideradas, para que sean funcionales.

No es suficiente tener una página web; ésta debe ser una buena página y estar bien posicionada en los buscadores de internet. No es suficiente tener una página en Facebook; ésta ha de ser funcional para evitar que, por desconocimiento, pueda resultar contraproducente.

Nosotros contamos con un equipo de profesionales con una amplia experiencia en el diseño y posicionamiento de sitios en internet y conocemos cada detalle acerca de la efectividad de una página en Facebook.

¡Si lo que busca es el éxito de su empresa, nosotros le ayudamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.